jueves, 28 de agosto de 2014

NAUPLIO

EL CONSPIRADOR
Nauplio. G.Rouille 1518-1589 

Nauplio es un hijo de Clitoneo procedente de la ciudad de Nauplia que había fundado un antepasado suyo de igual nombre. Algunos lo hacen rey de Eubea. Participó en la expedición de los argonautas, pero su historia está muy relacionada con los caudillos aqueos que fueron a la Guerra de Troya. Tenía fama de ser un magnífico navegante, habilidad que había heredado de su antepasado, hijo de Poseidón, con quien a veces confundían haciéndolo también a él hijo del dios del mar.

"Despúes de éste acudía el descendiente del divino Dánao, Nauplio, que era hijo de Clitoneo Naubólida. Era Naúbolo a su vez hijo de Lerno, y en cuanto a Lerno sabemos que lo era de Preto Nauplíada, y que una vez, de sus amores con Poseidón, la joven Amímona, hija de Dánao, había dado a luz a este Nauplio, que aventajaba a todos en el arte marinero." (Apolonio de Rodas. El Viaje de los Argonautas)

Nauplio no es un compañero agradable de viaje, su carácter vengativo que pondría de relieve más adelante, ya entonces debió de atraerle las antipatías del resto de los navegantes. Es descrito al inscribirse en la expedición como "el de rostro feroz".

"...y también Nauplio, de rostro feroz, que habría de llevar más tarde a los Dánaos contra tus escollos, Cefareo." (Valerio Flaco. Argonáuticas) 

Después de la muerte del timonel los argonautas quedan desolados sin saber muy bien quien ha de conducir la nave. Jasón exhorta a sus compañeros, que antes se las daban de entendidos, a tomar el relevo del fallecido Tifis. Anceo de Samos será el primero en ofrecerse, y quien finalmente se quedará con el puesto, pero tras él todos los expertos en el arte de  la navegación se levantan para ofrecerse como pilotos, entre ellos por supuesto, Nauplio.
Barco Poseidón con Ificlo y Nauplio. 1608. B.M. Londres

"Después de aquél avanzaron Ergino, Nauplio y Eufemo, ansiosos por dirigir el timón. Pero, como era de esperar, los contuvieron; y la mayoría de los compañeros aclamaron a Anceo." (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas)

Nauplio termina la expedición sin destacarse sobre sus compañeros, y regresa a la Hélade. Pero sus andanzas están muy lejos de haber terminado.

Encontrándose Nauplio en la corte de Aleo, rey de Tegea, se enteró de que su hija Auge, que había sido seducida por Heracles, iba a ser asesinada por sus familiares. Un oráculo había vaticinado que la descendencia de Auge causaría la muerte de alguno de sus parientes. Áleo había decidido sacrificar a la muchacha, pero Nauplio le convence de que él se encargaría de la difícil tarea. Acordaron que la abandonarían en el mar para que se ahogase, y Nauplio promete encargarse del trabajo. Efectivamente Nauplio lleva a la joven al mar, pero en lugar de ahogarla se la entrega a unos mercaderes a condición que la vendieran lejos en Misia.

"Cuando Auge le reveló que quien la había violado era Heracles, no dio crédito a lo que le decía su hija y la entregó a su amigo Nauplio con la orden de que la arrojara al mar. Cuando era llevada hacia Nauplia y se encontraba al pie del monte Partenio, Auge sintió que le sobrevenían los dolores del parto y se retiró a un bosque cercano con el pretexto de una necesidad apremiante. Allí dio a luz a un hijo varón, y dejó al recién nacido oculto en unos matorrales. A continuación Auge volvió junto a Nauplio, y cuando llegó al puerto de Nauplia, en efecto, decidió no lanzarla al mar, como le había sido ordenado, sino regalarla a unos extranjeros carios que zarpaban rumbo a Asia." (Diodoro de Sicilia. Biblioteca Histórica)

En Creta se encontró con una situación parecida, y se aprestó a tomar beneficio de ella. El rey Catreo había recibido también, su propio oráculo pronosticándole la muerte a manos de sus descendientes. Nauplio le convence de que le entregue a sus dos hijas, Aérope y Clímene, a las que iba a asesinar, que él se encargaría de ellas. El rey le hace prometer que se deshará de las jóvenes, y él le tranquiliza afirmando que las venderá muy lejos de allí. Pero Nauplio tiene sus propios planes, entrega a Aérope a Atreo, rey de Micenas, que estaba buscando esposa, con lo cual el poderoso rey queda deudor de él, y luego el mismo Nauplio se casa con Clímene, convirtiéndose así en yerno del rey de Creta, y cuñado del rey de Micenas.

"A Aérope y a Clímene se las dio a Nauplio para que las vendiera en tierras extranjeras. Con una, con Aérope, se casó Plístenes y engendró a Agamenón y Menelao, y con la otra, con Clímene, se casó Nauplio, que se convirtió en padre de Eax y Palamede."(Apolodoro. Biblioteca Mitológica)

Casado con Clímene, está  le da tres hijos Palamedes, Éax y Nausimedonte; aunque en ocasiones hacen a Palamedes hijo de otra mujer de Nauplio, Hesíone.

Nauplio deja a su hijo Palamedes al cargo del centauro Quirón, y el joven se convierte en uno de los hombres más inteligentes de su época. Palamedes acompaña a Menelao con frecuencia y se gana el odio de Odiseo, que trama una conspiración que termina con la muerte de Palamedes frente a Troya acusado falsamente de traición. Nauplio entonces acude a Troya a exigir justicia, pero Agamenon y los otros reyes lo ignoran.

Pero el carácter de Nauplio no era el de alguien acostumbrado a quedarse sin reparación. Trama su venganza cuidadosamente, y mientras los reyes aqueos están en la Guerra de Troya, él recorre las diferentes cortes de la Hélade visitando a sus mujeres. A todas ellas les cuenta de la guerra y de cómo sus maridos se habían juntado con otras mujeres, a quienes tenían intención de traerse para sustituirlas a ellas. Algunas de las reinas, envenenadas por las palabras de Nauplio, se suicidaron, otras como represalia tomaron ellas mismas amantes, e incluso planearon el asesinato de sus maridos a su regreso.

La venganza de Nauplio aún no estaba completa. El navegante y ex argonauta se apastó en el cabo Cefareo a vigilar el retorno de la armada aquea. Cuando la guerra terminó y la flota griega emprendió el regreso, Nauplio esperaba su aparición oteando el horizonte. Cuando los vio aparecer, encendió unas enormes hogueras, que confundieron a los pilotos. Los aqueos creyendo que se encontraban cerca de un puerto enfilaron los barcos hacia las hogueras para ponerse a salvo de una tempestad, y se estrellaron contra los escollos. Numerosos barcos naufragaron, muchos perecieron, y gran parte del botín de Troya desapareció bajos las olas.

La vanganza de Nauplio. R. Fiorentino. 1534-39. Fontainebleau
"Cuando los demás imploraron en el silencio de la noche la protección de los dioses, Nauplio los oyó y se dio cuenta de que había llegado el momento de vengar los agravios infligidos a su hijo Palamedes. 

Y así, como si fuera a prestarles ayuda, elevó una antorcha encendida donde las rocas eran especialmente escarpadas y el lugar se hacia muy peligroso. ellos, creyendo que esto se hacía de buena fe, dirigieron hacia allí  las naves; a consecuencia de esto muchas se resquebrajaron y muchísimos soldados con sus jefes perecieron en la tempestad, de modo que sus miembros junto con sus vísceras chocaron contra las rocas. Y si algunos pudieron nadar hasta tierra firme, fueron muertos por Nauplio." (Higinio. Fábulas mitológicas)  

Nauplio no pudo saborear mucho tiempo su venganza, y él mismo pereció en un naufragio.

"Amimone dio a luz de Poseidón a Nauplio. Éste alcanzó una larga vida, y navegando por el mar a cuantos topaban con él enviaba a la muerte encendiendo señales de fuego. Sucedió con todo que también él murió con esta muerte." (Apolodoro. Biblioteca Mitológica)

2 comentarios:

  1. ¿Qué no es hijo de Poseidón, ni rey de Nauplia? Leñe, otros dos mitos a tomar por saco xD

    -=Pirítoo=-

    ResponderEliminar
  2. Confusión entre dos personajes su tatarabuelo y él. Pero consuélate aún hay quien piensa que es el mismo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.