viernes, 8 de agosto de 2014

EUFEMO

EL NADADOR
Eufemo. Doug Robinson


Eufemo es hijo del dios del mar, Poseidón, y de Europa, la hija de Ticio no la secuestrada por el toro.

Participa en la Cacería del Jabalí de Calidón, aunque sólo lo incluye en la lista de cazadores, Higinio.

"Los que fueron contra el Jabalí de Calidón: Eufemo, hijo de Neptuno". (Higinio. fábulas Mitológicas)

Eufemo se enrola en el Argo, y se convierte en uno de los más valiosos argonautas gracias a los dones recibidos por su padre: caminar sobre las aguas, o nadar tan rápido que lo pareciera, y el don de la adivinación.

"A su vez después de éstos, tras haber dejado Ténaro, venía Eufemo. Que era el más veloz corredor de todos los hombres, hijo de Podeidón y de Europa, la hija del muy fuerte Ticio. Este famoso héroe podía correr incluso sobre las ondas del verde mar, sin sumergir apenas los rápidos pies, sino que rozándolo tan sólo con las puntas de sus plantas se deslizaba por el húmedo camino" (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas)

Apolonio hace venir al insigne nadador de la ciudad de Ténaro en Laconia, aunque sobre su procedencia difieren bastante los distintos autores. También lo presenta como el hombre más rápido, sin embargo otros autores no dudan en adjudicarle dicho mérito a otros héroes sobre todo hijos de Hermes. A pesar de su supuesta rapidez, Eufemo no parece ganar ninguna de las carreras en los distintos juegos en los que participaron los argonautas; así que más que ante un imbatible velocista, nos encontraríamos con un nadador invencible.

"...aquí corta el agua de su padre el hijo de Neptuno, Eufemo, que habita Psamatunte, la que hace resonar las olas del mar, y el Tenaro siempre abierto." (Valerio Flaco. Argonáuticas)

De Psamatunte hace venir Valerio Flaco a Eufemo, una zona con una entrada al Infierno, y un templo en forma de gruta presidido por la estatua de Poseidón.  Graves, como casi siempre, toma por el camino de en medio y mezcla hasta dar su particular versión del héroe.

"El siguiente que eligió Hilas fue Eufemo, hijo de Europa, procedente de Ténaro, que está situado en el promontorio más austral del Peloponeso. Era el mejor nadador de toda Grecia. Comparado con los demás, parecía deslizarse sobre el agua como una golondrina, que por cierto era su insignia. Por este motivo los poetas lo han conmemorado como hijo de Poseidón, pero su padre era Ctimeno el focense." (Robert Graves. El vellocino de oro)

Simplégades. Grabado.  s. XVII
Cuando los Argonautas tienen que atravesar las rocas chocantes, las Simplégades, Eufemo lanza una paloma, siguiendo las instrucciones que les había dado el adivino Fineo. El ave vuela a través de las rocas que intentan aplastarla, y pasa perdiendo sólo una pluma de la cola. Entonces Eufemo ordena a sus compañeros remar rapido al ver que las rocas comenzaban a separarse, cuando las Simplégades volvieron a intentar cerrarse, el Argo y había pasado, y sólo perdieron unas tablas de popa.

"Ya por aquí y por allí se veía el amplio Ponto, y ante ellos, de improviso, se alzó una gran ola sinuosa, semejante a un quebrado acantilado. Al verla se encogieron con sus cabezas inclinadas, pues les parecía que al caer sobre toda la nave la sepultaría, pero se apresuró Tifis a desviarla, firme en el timón. La ola rodó tremenda bajo la quilla, pero luego por la proa levantó hacia adelante la nave lejos de las rocas y la llevó en alto durante algún tiempo. Eufemo, avanzando gritaba a todos sus compañeros que hincaran la pala de sus remos con toda su fuerza. Ellos, al grito de ¡alalá!, golpeaban el agua. Pero todo lo que avanzaba la nave a impulso de sus remos, volvía a retroceder y el doble, y se combaban las astas de los remos como curvos arcos, por la fuerza que hacían los héroes.

Paso de las Simplégades.Picart.1733
Entonces, de pronto, a sus pies se alzó una ola y la nave salió despedida a efectos de su violento empuje, volteando como un cilindro hacia delante sobre el cóncavo mar. El remolinante curso los arrastró entre las Chocantes. Zumbaron las rocas al avanzar a sus costados. Y el maderamen del navío quedó aprisionado entre ellas. En ese preciso instante Atenea apartó una roca con su fuerte mano izquierda, y con la derecha empujó la nave para que pasara a través.

La nave surcó los aires semejante a una alada flecha, y no obstante las rocas rasgaron los adornos extremos de la curva popa, al chocar una contra otra encarnizadamente." (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas)

Las rocas quedaron después del paso de los Argonautas fijas para siempre y no volvieron a ser un obstáculo para los navegantes.

A la muerte de Tifis, el timonel, es también Eufemo uno de los que se ofrecen a tomar su lugar, pero se le desestima en favor de Anceo de Samos, otro hijo de Poseidón y con conocimientos naúticos.

Pero será cuando los argonautas están varados en Libia el momento en que Eufemo vuelva a recuperar protagonismo en la aventura. Primero cuando creen adivinar la presencia de Heracles en el lugar, será uno de los que, fiado en la ligereza de sus pies, salga en su búsqueda, aunque regrese sin haberlo encontrado. En segundo lugar en su encuentro con Tritón.

Tritón.  Bronce de M. González. I. Canarias 
"Les salió al encuentro, semejante a un muchacho, el poderoso Tritón. Cogiendo un puñado de aquella tierra lo ofreció como presente de hospitalidad a los héroes" (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas)

Buscando una salida al mar desde el lago Tritonis, los argonautas se encuentran con el dios Tritón en su encarnación humana de Eurípilo, y es Eufemo quien lo interroga. Tritón le indica el camino y le entrega un terrón de tierra, que simbolizará el hecho de que sus descendientes reinarán un día sobre la tierra de Libia.

"Amistoso aceptó en sus manos el puñado de tierra Eufemo, y le contestó a su vez así:

La salida y el mar de Minos, si es que tú, héroe, los conoces de algún modo, indícanos de verdad, ya que te preguntamos. Pues no por nuestro gusto hemos venido aquí, sino que, impulsados por las tempestades del Bóreas, llegamos a los confines de esta tierra. Hemos transportado largo tiempo la nave hasta esta desembocadura de la laguna, cargándola a hombros a través del continente. No sabemos por dónde la navegación nos va a sacar para llegar desde aquí a la tierra de Pélope." (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas)


Tera. Actual Santorini. Grecia
Más tarde el argonauta tuvo un sueño profético en el que se acostaba con una mujer surgida del puñado de tierra. Cuando se lo contó a Jasón, éste le urgió a que arrojara la tierra al mar.

"No dejó vana la respuesta de Jasón Eufemo, sino que, enardecido por la profecía, lanzó el terruño al fondo del mar. De aquel emergió la isla Calista; la sagrada nodriza de los hijos de Eufemo, que antes habitaron en otros tiempos Lemnos Sintea, y más tarde expulsados de Lemnos por los Tirrenos llegaron a Esparta como huéspedes, y al abandonar Esparta los condujo el noble hijo de Antesión, Teras, a la isla Calista, que por él cambió el nombre y llamóse Tera. Pero esto ocurrió mucho tiempo después de Eufemo." (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas).

Desde la isla de Tera (la original Atlantis)  los descendientes de Eufemo saldrán a colonizar la costa de Libia como se le había profetizado al nadador.

De la agradable estancia de los argonautas en Lemnos, Eufemo tendrá un hijo con una de las sólicitas mujeres de la isla, Málaque, al que se le conocerá por el nombre de Leucofanes, y cuyo nieto Bato, será precisamente el encargado de colonizar Cirene.

Dibujo del Arca de Cipselo según la descipción de Pausanias
En la descripción del arca de Cipselo realizada por Pausanias se retrataba a Eufemo ganando la carrera de carros durante los juegos fúnebres en honor a Pelias.

"...además, Eufemo, que según dicen los poetas es hijo de Posidón y tomó parte en la expedición de Jasón a la Cólquide. Este es el que venció con el carro de caballos. (Pausanias. Descripción de Grecia)

El extraño final de Eufemo que Robert Graves inventa en su novela "El vellocino de oro" fue relatado en relación con la muerte de Equión, es decir que tras matar por accidente al heraldo, y apesadumbrado por la impiedad, se deja morir de hambre.

En el film del año 1963 "Jasón y los Argonautas" es el culturista y luchador Doug Robinson quien interpreta al argonauta Eufemo, aunque sin apenas papel, limitándose a pasearse por la pantalla luciendo tipo.




13 comentarios:

  1. De andar por el agua a nadar rápido... se nota por lo que se ve de la persona, eh xd

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ¿Pero cuantos puñados de tierra dio Tritón? ¿Uno para todos, y luego uno más a Eufemo, o sólo el de Eufemo? ¿Y Tritón no tomó el barco de la quilla y lo llevó hasta el mar? Aparte, ¿qué es eso de encarnación de Eurípilo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dio un puñado de tierra para todos, pero se lo entregó a Eufemo, que se lo quedó para él ( Muy normal por otra parte, que un paisano te regale un puñado de tierra, claro que mientras no fuera estiércol)

      En la mitología griega ver al dios en su forma divina te podía provocar de todo (como mínimo una descomposición digo yo), así que para evitar dañar a los mortales toman encarnaciones humanas, es decir que se crean una identidad mortal (como los superheroes), aunque luego se presenten como divinidades y no pase nada (son raritos estos dioses). Y efectivamente tras abordarlos como Euripilo (su identidad secreta) se hace invisible, y los argonautas descubren que es un dios, le oran y hacen sacrificios, y el en respuesta los saca del apuro arrastrando el barco como tú bien dices.

      Eliminar
  4. Coñe, si al final va a resultar que todos los argonautas son más interesantes que Jasón xDDD

    ¿Y tritón no tenía medio cuerpo de pez?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Y su cuerpo desde lo alto de su cabeza por la espalda y los flancos hasta el vientre aparecía con un terrible aspecto, semejante a los inmortales de modo manifiesto. En cambio de la cintura para abajo se extendía a uno y otro lado su larga cola doble, de gran monstruo marino. Y hendía la superficie del agua con sus aletas, que con sus curvas espinas se escindían en su extremo comparables a los cuernos de la luna creciente". Apolonio dixit

      Como para no batir récords de velocidad al verlo.¿ A ver si lo de Eufemo de correr por encima del agua le viene de ahí?

      Eliminar
    2. Esto me hace pensar una cosa sobre lo que se ha dicho aquí. La apariencia divina debería aterrorizar a los mortales, ¿pero también a los semidioses? Como hijos de dioses, deberían tener cierta familiaridad con ellos. De hecho en Troya, no sólo no retroceden sino que luchan contra algunos (aunque aquí algunos sí tomban aspecto mortal) :)

      Eliminar
  5. ¿Por qué no pasas esto a wikipedia, Jerri? Le da 10.000 vueltas la info que hay allí, que a veces está mal, o ni existe :)

    Ulises

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ulises. Pues no se que contestar. ¿Por qué no se me había ocurrido? ¿por qué soy nuevo en esto de escribir en internet? Hace relativamente poco no sabía lo que era un blog, y de momento sólo voy probando para ver como funciona.

      Eliminar
  6. Jerri, he estado revisando... te quedan unos 41 argonautas. Si vas a un ritmo de 3/día más o menos, en dos semanas habrías acabado. Yo propongo que entonces sometas a votación qué siguiente evento toca (y me da que la boda de Pirítoo que pedía no cae xD)

    Por cierto, no he visto en la lista a Ífito, hijo de Testio y tío de Meleagro. ¿O era uno de los dos que hay pero lo tengo mal anotado?


    -=Piritoo=-


    PD: Para mi boda invitaré a centauros. Y haré servir mucho vino. Y os invitaré a todos. Y espero que nadie salve a mi parienta xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vayamos por partes, como decía Jack El Destripador, las cálculos que haces son perfectos, incluso podría hacer más al día y terminar este fin de semana...si no como, no duermo, no .... ¡ X , soy humano!( En el lugar de la x póngase el taco que se desee)

      Con los de la votación estoy totalmente de acuerdo. Vosotros votad que yo haré como los políticos con nuestros votos.

      No, en serio, esto come mucho tiempo, y cuando creía que sólo era para mí, pues no me molestaba mucho. "Bah- pensaba- ordeno todo esto que tengo por aquí en papelitos, y así veo como va ese rollo de los blogs". Empece hace unos meses con uno, hacia una entrada a la semana como mucho, y lo dejaba. Esto iba camino de lo mismo, y ya veis. ¡Me habéis "liao"! No se que haré al acabar. Pero creo que pararé, o al menos bajaré el ritmo. El blog era sólo de argonautas, y al paso que vamos voy a acabar haciendo fichas del cuñado del primo segundo del que encargó las maderas para el caballo de Troya.

      La boda ( no se la tuya) a lo mejor cae cuando caiga Piritoo, y eso tampoco está tan lejano (según tus cálculos en dos días, según los míos antes de que se arregle la crisis). Ten cuidado con lo que pides que a lo mejor a la boda te van las Arpías, que por amigotes borrachuzas no quedara (siempre hay quien la lía, el cuñado impresentable, el tío lejano, o el amigote pasado). En la mía un centauro de esos tiro un puro encendido por los aires y achicharró a una convidada.

      El tío de Meleagro está en la lista, pero bajo el nombre de Ificlo, con "l" antes de la "c"

      Eliminar
  7. Por lo que veo, hay héroes que tienen
    los mismos o parecidos Dones o cualidades por que anteriormente tambien habia otro que nadaba.
    Es magnifico este Blog. No se que me gusta más si las fichas o los comentarios, por que con ellos se completa mucha información y a la vez, me estoy divertiendo.
    Jerri, no te agobies pero...continua por que sino nos dejas en ascuas.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  8. Con los promíiscuos que son los dioses, normal que al final se repitan los dones o los regalos. Dionisio se pasa regalando vino a todo hijo que pilla, vamos que lo de tanta variedad de vinos la culpa la tiene el bueno del Dinosio, que para no pagar pensión les dejaba unos magníficos viñedos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.