lunes, 18 de agosto de 2014

IFICLO FILACIDA

HIJO DE FÍLACO, EL CORREDOR
La partida de los Argonauts. L. Carraci. 1584. Palacio Fava. Bolonia

Ificlo es el hijo de Fílaco, rey de Fílacas, en Tesalia, y de Clímene, hija de Minias, y por tanto nieto de Deyón. Fue uno de los miembros de la Expedición de los Argonautas. Era famoso por su rapidez, de él se decía que podía correr sobre las aguas del mar sin hundirse o sobre un campo de trigo sin doblar las espigas.

"Tampoco había permanecido largo tiempo en Fílaca Ificlo, tío materno del Esónida. Pues Esón le había ofrecido en matrimonio a su hermana Alcimeda, hija de Fílaco. El parentesco y la cuita de ella le impulsan a alistarse en el grupo" (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas)

Es por tanto este Ificlo tío por parte de madre del propio Jasón, y se alista en el Argo con la promesa hecha a su hermana de cuidar de su sobrino.

Mujer abonando curiosas legumbres¿Astíoque?
Su papel en la expedición pasa totalmente desapercibido, aunque es de suponer que acompañara a su sobrino desde el principio, y permanecería junto a él en los momentos de máximo peligro.

A veces es considerado el ganador de la carrera en los juegos funerarios celebrados en honor a Pelias.

Como siempre Graves racionaliza la historia de los distintos Ificlos, y los elimina de la expedición.

"Los concursantes en las carreras pedestres fueron Argo y Melas, los dos hijos menores de Frixo, y dos forasteros, Ificlo el focense y un tal Neoteo. Ificlo llegó el primero, con mucha ventaja. Era un minia, y el hecho de ganar esta carrera ha llevado a algunos poetas a la errónea conclusión de que se trataba de uno de los argonautas, y no lo era; y tampoco lo eran Ificlo, el hermanastro de Hércules, ni Ificlo, el tío de Cástor y Pólux, como también se ha dicho. Hubiera sido necesaria una flota entera de navíos para acomodar a todos los héroes a quienes la vanidad de sus descendientes ha dado el ilustre título de argonautas."(Robert Graves. El vellocino de oro)
Sin embargo su historia gana interés cuando se habla de su "curiosa" curación, y de su relación con uno de los más extraordinarios adivinos de la mitología, Melampo.  

Melampo, cumpliendo una misión en nombre de su hermano Biante, estaba preso en Fílacas, cuando el rey queda impresionado por sus poderes. Entonces Fílaco se atreve a proponerle al adivino un trato: su libertad y una generosa recompensa si cura a su hijo Ificlo. El príncipe Ificlo, recientemente casado con Astíoque, es incapaz de darle nietos al rey y de garantizar la sucesión. Ificlo es impotente.

Buitres. Estela Antiguo Egipto. Louvre
Melampo acepta la propuesta, y utiliza sus magníficos poderes, que consisten entre otras habilidades en comprender el lenguaje de los animales. Gracias a unos buitres enviados por Apolo, Melampo pudo reconstruir la causa de la disfunción del pobre príncipe. Siendo Ificlo un niño había contemplado como su padre castraba carneros, luego descuidadamente el rey dejó el cuchillo ensangrentado cerca del niño, quien al verlo comenzó a chillar. Fílaco al darse cuenta cogió el cuchillo y lo arrojó contra un árbol donde quedó clavado y olvidado durante años. Ificlo creció traumatizado por el recuerdo e imposibilitado de mantener relaciones sexuales, no sabemos si para desgracia o alivio de Astíoque.

Los mismos buitres dieron la solución: desclavar el cuchillo ya practicamente cubierto por el arbol, raspar la sangre de carnero, y preparar con ella una infusión. Ificlo se bebió el inmundo brebaje, y éste surtió efecto, pues Astíoque engendró a Protesilao, y a Podarces, quienes luego serán caudillos en la Guerra de Troya.

"Habiéndose presentado un buitre supo por él que Filaco en cierta ocasión capando carneros había dejado el cuchillo, ensangrentado aún, junto a Ificlo - y que entonces el niño tuvo miedo y se escapó, y que había clavado el cuchillo en una encina sagrada, cuya corteza envolviéndolo lo ocultó. Y le dijo que una vez encontrado el cuchillo, si raspando la herrumbre se la daba a beber a Ificlo durante diez días, éste engendraría hijos. Enterado de esto por el buitre, Melampo encontró el cuchillo y raspando la herrumbre se la dio a beber a Ificlo durante diez días, y así le nació un hijo, Podarces." (Apolodoro. Biblioteca mitológica) 

*Por si alguien quiere saber lo que le pasó al árbol: http://lacambrila.blogspot.com.es/2012/05/priapo.html

4 comentarios:

  1. Jerri, me ha gustado mucho esta ficha.
    En cuanto a la imagen de la cerámica, tengo la sensación, que en vez de semillas, se trata de exvotos, con forma de falo, que se ofrecían en los Templos,en solicitud o agradecimiento por cualquier motivo.
    Posiblemente, Astioque, tuvo que recurrir a ellos, hasta que apareció Melampo o los ofreció una vez que éste solucionó el problema de su marido.
    La ofrenda de exvotos estuvo difundida por muchas civilizaciones. Los iberos eran muy aficionados a ellos, y en la actualidad, en numerosas, capillas, santuarios, los podemos ver,ofrecidos en agradecimiento a una cura o sanación.
    Otra cosa, dices...que podía correr sobre las aguas del mar, ¿ lo copia el cristianismo ? ( Mateo 14,22-36).


    Atalanta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, suelen decir que son falos, de ahí que cogiera la imagen. Evidentemente que fuera Astioque es una pequeña broma mía. Pero podía ser ¿no?

      En el tema de los exvotos tienes razón, pero no creo que sea el caso. Los griegos en determinadas épocas son muy aficionados a decoraciones jocosas e incluso de carácter erótico, y me parece que va más por ese lado.

      Todas las religiones en menor o mayor grado copian, interpretan, o incorporan elementos de otras, y el cristianismo no es una excepción. Jesucristo, con todo el respeto que me merece su figura, toma algunos elementos de las religiones anteriores, aunque sólo sea para hacérselo más cercano a unas gentes acostumbradas a dioses y héroes con poderes sobrenaturales: caminar sobre las aguas (Ificles, Eufemo), descender a los infiernos a liberar a condenados (Heracles), resucitar a los muertos (Asclepio), volver a la vida temporalmente (Etálides)

      Eliminar
  2. Señor Jerri, otra pregunta comprometida. ¿Qué opinión te merecen (sin recurrir a los autores) Eufemo, Zetes, Etálides, Anceo de Samos y Pólux? ¿Y puedes darme por orden de preferencia para ti como personajes?

    Otra cosilla, tras Jasón, creo que el segundo de a bordo sería Hércules. ¿Y cuando esté dejó el Argo, quien? ¿Tifis, los Boréadas...?

    Ulises

    ResponderEliminar
  3. Pólux por toda la historia que tiene detrás, y su influencia en sociedades como la espartana o la romana. Hay historias de los Dioscuros, incluso ya muertos en época histórica. Así que ese el primero, aunque no el más simpático.

    Zetes otro de los gemelos maravilla, el segundo por su habilidades y su aspecto singular; y porque en la expedición es fundamental al menos en el episodio de las Harpías. Pero él y su hermano están infrautilizados.

    Eufemo debería ser un personaje clave siendo el mejor nadador, sin embargo no lo es; por eso va el tercero.

    Etálides como embajador me deja medio indiferente, creo que tiene más interés cuando medio muere; pero en la expedición tampoco es que se luzca mucho. Por tanto lo pongo de cuarto.

    Anceo de Samos. Realmente me parece un personaje redundante. Otros cumplen su misma función, e incluso mejor. Iría de último.

    Ahora bien creo que hay personajes mucho más interesantes que van en la expedición y que realmente no se les saca partido: Anceo, pero el de Tegea con su enorme hacha y su piel de oso; Ceneo, el indestructible que antes fue mujer; el incorruptible Meleagro, que no cede ni ante las presiones familiares; Atalanta, la única mujer en un barco de hombres durante una buena temporada; Peleo, el ambicioso y despiadado asesino, da para hacer el papel de malo peligroso al estilo Hannibal;e incluso personajes que no van a bordo y que merecían ir como Melampo.

    El segundo de abordo es efectivamente Hércules, incluso era el primero, pero le cedió el puesto a Jasón. Luego teóricamente manda el timonel al menos durante la navegación, y detrás de él los jefes de remeros, por tanto los Boréadas. Pero en tierra, no sé quien sería el jefe cuando Jasón no esté, y una vez que Hércules se había ido, y hay bastantes candidatos: Teseo, si es que iba a bordo; Idas, si es que los otros lo soportan; Polux, si no se pelea con sus primos; Peleo, si no le da por darle el pasaporte a alguien. ¿Tú qué opinas?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.