martes, 29 de julio de 2014

IFITO EURÍTIDA

HIJO DE EURITO
Ifito con Yole. Crátera etrusca. 600 a.C. Louvre.

Ifito es el hijo de Eurito y hermano de  Clitio, y como él procede de Ecalia donde reina su padre. Con su hermano se incorpora a la expedición de los Argonautas.

"A continuación  Climeno, con el pecho golpeado por un fuerte remo, y su hermano Ifico mueven la nave" (Valerio Flaco. Argonauticas). 

El escritor latino hace compartir bancada a los hermanos, aunque se lía un poco con los nombres de cada cual. 

Durante el combate con los hombres del cruel Amico, Ifito es derribado y está a punto de morir, pero la rápida intervención de su hermano le salva la vida.

"También Areto derribó a Ifito, el resistente hijo de Eurito, al alcanzarle con su dura maza, pero el héroe aún no estaba destinado a una muerte desgraciada. ¡Y cuán pronto iba a ser desgarrado por la espada de Clito!" (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas) 

Hércules Arquero.A. Bourdelle 1909. Buenos Aires
Después del viaje con los argonautas, Ifito regresa a casa, posiblemente su hermano no, pues Clitio habría muerto a manos de Eetes. En Ecalia recibirían la visita de Heracles quien solicitará la mano de su hermana Yole.  El rey, su padre Eurito, reta entonces al semidios a una competición de tiro con arco, pues está convencido de vencer ya que Apolo le había regalado el arco que orgullosamente exhibia. Heracles se enfrenta al rey y a sus hijos, y les derrota sin problemas. Pero el rey se niega a entregarle a su hija, y expulsa sin miramientos al héroe de Tirinto. Ifito sin embargo defiende el derecho de su antiguo compañero del Argos, pero sin hacer entrar en razón a su padre.


Tiempo después Ifito hereda el arco de Apolo de su padre, pero en uno de sus viajes se encuentra con Ulises en Mesena. Como símbolo de amistad se intercambian presentes, y Ulises recibe el arco de manos de Ifito, y éste una espada y una lanza. Este arco se convierte así en el famoso arco de Ulises con el que éste acaba con la vida de los pretendientes. Arco que según la odisea tenía propiedades mágicas y nunca fallaba un blanco, lo que no impidió que Heracles venciera igual.

Poco tiempo después unas yeguas pertenecientes a Eurito son robadas por Autólico, quien las revende a Heracles. El rey de Ecalia, quien odia a Heracles, sospecha que ha sido una venganza del semidios, y envía a Ifito a rastrear el robo. Las pistas que sigue el argonauta le llevan efectivamente a Tirinto, donde es recibido por su antiguo camarada. Cuando Ifito descubre en los establos las yeguas de su padre reclama la devolución a Heracles, pero éste en uno de sus famosos arrebatos responde arrojando al de Ecalia desde lo alto de la torre, y evidentemente Ifito no sobrevive a la caida, sumándose así a la larga lista de antiguos amigos de Heracles muertos a sus manos (Hace bueno el dicho de: Con amigos así quien quiere enemigos). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.