viernes, 25 de julio de 2014

CENEO

EL GUERRERO INVULNERABLE
Ceneo. Vaso. 475-425 a.C.

Cénide y Poseidón.
Es un lapita hijo de Elato, y abuelo de Leonteo, uno de los caudillos lapitas que acuden a Troya. Realmente nació mujer con el nombre de Cénide o Cenis, pero Poseidón se enamoró de ella, y le concedió un deseo: el deseo de la joven fue transformarse en un hombre invulnerable. Así nació un guerrero invencible: Ceneo. Ceneo se transformó en un líder entre los lapitas, y en el azote de los enemigos tradicionales de éstos: los centauros.

"Tampoco Cenis contrajo matrimonio alguno, y mientras disfrutaba en una apartada playa, fue violada por el dios el mar (así lo decía la fama), y cuando Neptuno hubo gozado de este nuevo amor, le dijo: "Te está permitido que tus deseos estén exentos de temor a ser rechazados: ¡elige lo que desees" Dijo Cenis: "Grande hace esta afrenta que sea mi deseo, a saber, no poder sufrir nada de esta suerte; concédeme que no sea mujer y me lo habrás dado todo." Con sonido más grave ya pronunció las últimas palabras y aquello podría parecer voz de hombre, como lo era, porque ya el dios del mar profundo había asentido al deseo otorgándole ademas el no poder ser herido por impacto alguno ni sucumbir por el hierro. Con el don se aleja contento el Atrácida, y consagra su vida a las aficiones varoniles y recorre los campos peneos" (Ovidio. Metamorfosis)  

Ceneo contra los centauros. 490-480 a.C. Louvre
Ya como varón Ceneo no se pierde las aventuras de su época, y acude a la cacería de Calidón.

"... y Ceneo, que ya no era mujer." (Ovidio. Metamorfosis) 

También participa en la búsqueda del vellocino de oro. A la expedición de los argonautas se presenta acompañado por sus tres hijos: Corono, Foco, Príaso.

"Este Ceneo, hijo de Élato, magnesio, demostró que de ningún modo podían herirlo los Centauros con la espada, sino con troncos de árboles tallados en cuña. Hay quien dice que había sido mujer y que Neptuno, a causa del matrimonio que había deseado, le había concedido —porque así se lo había pedido ella— el don de no poder ser matado por ningún golpe, una vez convertido en joven. Esto nunca sucedió, ni es posible que suceda que un mortal no pueda ser matado a espada o llegue a ser transformado de mujer en hombre." (Higinio. Fábulas Mitológicas)

La reflexión final introducida por Higinio al presentar a Ceneo como argonauta puede ser un añadido posterior de algún traductor, o el propio escepticismo del autor.

Pero es en la boda de Piritoo e Hipodamia donde Ceneo se convierte en leyenda. Excitados los centauros por el vino, al que eran muy aficionados pero poco resistentes, la emprenden con la novia y las mujeres invitadas a las que intentan violar, y como es lógico se desata una auténtica batalla campal. Ceneo va haciendo caer uno tras otro a todo centauro que se cruza en su camino. En medio de la batalla, uno de los más poderosos centauros, Latreo increpa al guerrero lapita:

"¿También a ti, Cenis tendré que soportarte?  Porque para mí tú serás siempre una hembra, siempre Cenis serás. ¿No te sirve de aviso lo que fuiste al nacer, ni te viene a la memoria cuál fue la hazaña con que conseguiste ese premio, y el servicio con que compraste la falsa apariencia de hombre? Ten en cuenta la que naciste y lo que te ocurrió siendo mujer, y vete a coger la rueca y los canastillos y da vuelta al hilo con el pulgar; ¡deja la guerra para los hombres!" (Ovidio. Metamorfosis) 

Ceneo y un centauro Lekytos. 500-490 a.C. Louvre
Los insultos y el desprecio mostrado por el centauro no consigue más que provocar la respuesta enfurecida del héroe, que arremete contra el ofensor, y le arroja su lanza hiriéndolo donde el hombre se unía al caballo. Enfurecido por el dolor, Latreo golpea con su sarisa (lanza macedonia) el rostro del guerrero, pero se sorprende al ver que rebota, lo intenta con la espada golpeándole la cadera, y el efecto es aún peor, la hoja de la espada salta hecha pedazos. Ceneo entonces responde al ataque.

"- Adelante, ya es hora de probar tu cuerpo con mi hierro.- Y le hundió hasta el mango en los ijares la espada mortífera, y una vez sepultada en las tenebrosas entrañas, la agitó con su mano y le hizo dar vueltas haciéndole una herida en la herida. Entonces se precipitan rabiosos con salvaje giterío los bimembres y todos disparan y dirigen contra él sólo sus armas. Las armas caen abolladas y permanece impenetrable a todo impacto, y sin derramar sangre. (Ovidio. Metamorfosis)

Queda entonces claro para los centauros que las armas de hierro no pueden acabar con el imbatible Ceneo, y que si no lo paran, él sólo va a acabar con todos ellos. Uno de ellos, Mónico (Y no es que Mónica se haya cambiado también el sexo) llega a una conclusión:

El último combate de Ceneo
"-¡Revolved contra él peñas y troncos y montes enteros y arrancad su vida pertinaz arrojándole selvas! Que la selva le apriete la garganta y el peso sustituirá a la herida.- Dijo y agarrando un tronco que las furiosas acometidas del Austro habían derribado, lo arrojó contra su poderoso enemigo; y dio ejemplo, pues en poco tiempo quedó el Otris (monte) desnudo de arbolado y no tenía ya el Pelio (otro monte) sombras. Sepultado Ceneo por el gigantesco montón, se agita bajo el peso de los árboles y sostiene en sus rudos hombros los maderos acumulados; pero al fin, cuando sobre su rostro y cabeza creció la masa y no tiene ya su respiración aire que poder inspirar, ora desfallece, ora intenta en vano alzarse hasta el aire libre y empujar para que se desplome la arbórea mole, y a veces la mueve como el elevado Ida..., cuando lo sacuden los temblores de tierra. El final quedó en la incertidumbre...(Ovidio. Metamorfosis)   

Ceneo no salió jamás de entre el montón de troncos y peñas, y quedó sepultado vivo. Para algunos descendió directamente al Tártaro; pero otros afirmaron ver como su alma se trasmutaba en un flamenco de alas resplandecientes y huía por entre los escombros ascendiendo y perdiéndose en los cielos.  

2 comentarios:

  1. Me encanta este personaje, sobretodo por lo original de su concepción. No obstante, como se ve en el texto que citas, más que enamorarse, Poseidón fue a por Cenis pero luego se arrepiente del daño y le concede el deseo que (tengo entendido) fue directamente "ser un hombre invulnerable". Me queda la duda de que "invulnerable" lo pide para no volver a ser atacado por un dios, pero parece que se queda sólo en inmune a las armas humanas ¿?. Tampoco significa "superfuerte" (aunque parece que es un hombre fuerte) ni "invencible", como queda claro.

    Por otra parte, creo que los centauros no eran aficionados al vino, sino que lo descubrieron en la boda de Piritoo y el abuso junto a su naturaleza salvaje les hizo salirse del tiesto. Sería muy interesante recopilar una lista de invitados humanos (creo que destacan Piritoo, Teseo, Peleo, Néstor, Ceneo, Drías hijo de Ares y el argonauta Falero) y centauros (sólo reseñables el adivino Asbolo, y Neso y Folo, que se las verán con Hércules).

    Mi enhorabuena, y a seguir :)

    Luc

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que efectivamente Ceneo es un personaje muy interesante y original. Una mujer herida posiblemente resentida convertida en un hombre casi invulnerable. Ni siquiera se molesta en luchar, deja que las armas le golpeen sin efecto, y luego se ensaña. Y además, ¿con quién tuvo a sus hijos?

    El tema de los centauros es aún más complejo. Como bien dices algunos mitografos los hacen conocer el vino efectivamente en la boda de Piritoo, pero en otras leyendas (el ataque a Atalanta) o versiones de la misma, la fama de beodos les viene de antes, incluso en la boda se les sirve leche para evitar problemas, lo cual les cabrea aún más. El problema parece ser que era que no mezclaban el vino con agua, y de ahí que a diferencia del resto la borrachera fuera más rápida. En las diferentes versiones de la boda se mencionan bastantes nombres de centauros y algunos de lapitas, pero la mayoría, como en la Ilíada, se limitan a morir a manos del héroe de turno.

    Gracias por tus ánimos, y tus comentarios siempre acertados.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.