miércoles, 30 de julio de 2014

DÁSCILO

EL HIJO DE LICO
El Argo. Constantine Volanakis


Dascilo es el hijo del rey de los Mariandinos, Lico. Su padre en continua lucha contra los Bébrices y su rey Amico al enterarse de que éste había perecido a manos de los Argonautas, les dió a estos una magnífica acogida, y permitió que su hijo se les uniera para servirles de guía en los nuevos territorios. Así que con Dáscilo nos encontramos más que ante un argonauta, a una especie de guía o pasajero que les acompaña en unas etapas del viaje.

El rey Lico se entera de la recalada del Argos en sus tierras y envía a su propio hijo Dáscilo a recibirlos, los acoge en palacio, les da un suntuoso festín que dura un día entero, y les entrega a Dáscilo como compañero temporal de expedición, y levanta un monumento en honor a los hijos de Tindáreo, Cástor y Pólux, artífices principales de la muerte de su cruel rival.

"Ordenaré a mi hijo Dáscilo que os acompañe, de acuerdo con todos, como camarada de expedición. ¡Seguramente que mientras él os acompañe encontraréis siempre gentes hospitalarias hasta la boca del Termedonte mismo! Aparte de esto, en honor de los Tíndaridas, sobre el monte Aquerusio, les edificaré un alto templo, al que divisarán desde muy lejos los navegantes por el piélago y lo venerarán, y delante de la ciudad también a ellos, como a dioses, les quiero consagrar fértiles campos de la llanura de buena labranza" (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas)

Al ir a partir el propio rey acompañó a su hijo y los Argonautas a los que colmó de regalos, pero la partida se tuvo que posponer por la muerte inesperada de dos de los tripulantes: Idmón y Tifis. El mismo rey se encargo de preparar las honras fúnebres adecuadas para los héroes, y hospedar a los nuevos compañeros de su hijo hasta la partida.

Como se ve el papel de Dáscilo en la expedición se va a limitar a acompañar a los argonautas en calidad de embajador de su padre en la zona para facilitarles el paso y el avituallamiento. Una vez cumplida la misión, los Argonautas devolvieron a Dáscilo a su tierra y prosiguieron su viaje. 

7 comentarios:

  1. ¿Y Dáscilo volvió a su reino antes o después de pisar la Cólquida? :)

    ResponderEliminar
  2. A la vuelta cuando ya les perseguía la armada cólquida. Desembarcan cerca de su tierra y aprovechando un viento favorable se marchan dejándolo atrás. Hemos de suponer que con sus recursos llegó bien a casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero en qué momento concreto? :S

      Eliminar
  3. "A la tercera aurora, ataron los Argonautas las amarras de la nave en las costas de los Plafagones, delante del río Halis. Porque Medea les había aconsejado desembarcar allí para congraciarse con sacrificios a Hécate... La diosa les envió un prodigio favorable, que todos alabaron al verlo, para que siguieran tal ruta... Llenos de alegría, abandonando allí al hijo de Lico, a velas desplegadas surcaban el mar, manteniendo a su vista los montes de los Plafagones". (Apolonio de Rodas. El viaje de los Argonautas) Por tanto tres días después de huir de la Cólquide, y exactamente en la actual Túrquía, cerca de la desembocadura del Kizil Irmak (Halis); la hora exacta y el día no los sé, pero haciendo un estudio del cambio de dirección de los vientos según las estaciones se podría deducir :) La verdad es que da la sensación de que lo dejaron "tirado" al pobre hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería "montes de la Paflagonia", ¿no? :)

      ¿Y dices que lo dejaron tirado porque su reino quedaba lejos? Tenía entendido que lo dejaron en la desembocadura del río Darío (Danubio) y no Halis.

      Aparte de todo esto (me estoy acordando ahora), creo que Hércules y Anceo ocuparon los bancos del medio del Argos. Como ambos Anceo parecen fuertes, ¿cuál crees que fue?

      Eliminar
    2. No parece que les preocupara mucho la cercanía o proximidad de las tierras de Dáscilo, y sometidos a la persecución de la armada enemiga como que les iba a dar igual devolver al otro a casa; eso siempre que llegara con ellos a la Cólquide; pero claro varía, como todo, según las versiones.

      Con Anceo me inclino, a pesar de todo, a pensar en el Tegeata. Suelen decir que es el de Samos, poniéndolo como el más fuerte; pero Anceo de Samos hace labores de timonel y navegante como hijo de Poseidon. Y ¿Anceo de Tegea? Lleva dos distintivos que a mi entender lo convierte en un firme candidato a "mala bestia": La piel de oso, que la llevara normalmente implicaba que lo había cazado y debía de ser "pedazo bicho" para que alardeara de ello; y el segundo elemneto es que se defendía con una pesada hacha de doble filo, arma poco adecuada para "filusmitas", no eran hachas arrojadizas al estilo indio o vikingo, sino armas de combate personal para hendir, decapitar, etc; levantárlas y golpear con ellas debía de ser todo una hazaña, imagínate combatir con ellas; la mitad de los guerreros entre que la levantan y la bajan ya están muertos acuchillados por el enemigo, Tienes que se un poco "bruto" para combatir con eso, y Anceo de Tegea siempre va asociado a su pesada hacha. De ahí mi elección.

      Eliminar
  4. Sin embargo Robert Graves, reinterpretando el mito, hace que Dáscilo abandone la nave antes de llegar a la Cólquide, cediendo su papel de guía/embajador a los hijos de Frixo, y tras tan sólo tres días pilotando la nave después de abandonar las tierras de su padre.
    "Jasón consintió en esperar dos días mientras los hermanos tesalios arreglaban sus asuntos. Dáscilo, el hijo de Lico, se despidió entonces de los argonautas, que ya no necesitaban sus servicios, pues los nuevos miembros de la tripulación conocían bien todas las tribus de la costa hasta el territorio de las amazonas." ( Robert Graves. El vellocino de oro)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.