lunes, 13 de octubre de 2014

HIPOMEDONTE

HIJO DE ARISTÓMACO
Los 7 contra Tebas. Santuario etrusco de Pyrgi. 470-460 a.C. Roma
Hipomedonte es el hijo de Aristómaco, hermano de Adrasto, y vivía en Lerna o en Micenas. Participó en la Primera Guerra contra Tebas, siendo uno de los siete caudillos. 

"Hipomedonte, hijo de Aristómaco, si bien algunos dicen que de Tálao; éstos eran de Argos." (Apolodoro. Biblioteca. Mitológica)

Algunos autores lo hacen hijo de Talao, y por tanto hermano el mismo de Adrasto, y otras veces hijo de Metidice, la hermana de Adrasto; en todos los casos tiene lazos consanguíneos con el líder del ejército argivo, Adrasto, del que, como poco, es sobrino.

"Hipomedonte, hijo de Mnesímaco y de Metídice, hija de Tálao, hermana de Adrasto, argivo." (Higinio. Fábulas Mitológicas)

Poco interesado en las comodidades y diversiones Hipomedonte dedicaba la mayor parte de su tiempo al entrenamiento y a endurecerse para el combate.

Se casa con Eunipide que le da un hijo, Polidoro, quien años más tarde será uno de los integrantes de la expedición de los Epígonos.

Cuando Adrasto busca aliados para atacar Tebas, Hipomedonte se une a él como uno de los caudillos de sus ejércitos. Comandando una de las alas se sitúa ante una de las puertas de Tebas, la de Atena Onca. Allí blandiendo su escudo que muestra un Tifón que vomita fuego, comienza el asedio.

Tifón. Plato etrusco. 650 a.C.
"Otro, el cuarto, que ocupa la puerta contigua de Atenea Onca, se acerca gritando: es la figura y la gran talla de Hipomedonte. Al verle blandir una era inmensa -digo el disco de su escudo-, me estremecí, no puedo expresarme de otro modo. El autor que cinceló esa divisa en su escudo no era un artista vulgar: Tifón, que lanza de su boca inflamada una negra humareda, voluble hermana del fuego, y serpientes enlazadas sujetan el reborde extremo del escudo de vientre cóncavo. Él mismo ha lanzado un alarido, y lleno de Ares delira por el combate como una bacante y sus ojos infunden miedo. Hay que guardarse bien del empuje de un tal guerrero: pues el terror ya proclama su arrogancia ante la puerta." (Esquilo. Los Siete contra Tebas)

Para detenerlo Eteocles envía a uno de sus mejores guerreros, Hiperbio que porta un escudo con la figura de Zeus, y que el rey de Tebas espera le sirva de protección ante el gigantesco guerrero

"Primero Palas Onca, que habita cerca de la ciudad, vecina de esta puerta, odiando la insolencia de este hombre, lo apartará de la nidada como a serpiente horrible. Luego Hiperbio, ilustre hijo de Enope, es el varón escogido contra aquél, deseoso de interrogar al destino en el lance de la necesidad. Es irreprochable en su porte, en su ánimo y en el arreo de las armas. Hermes con razón los juntó: un enemigo se enfrentará con otro enemigo y dioses enemigos chocarán en sus escudos. Pues uno tiene a Tifón que exhala fuego, mientras que para Hiperbio está de pie en su escudo Zeus padre, llameando en sus manos el rayo; y nadie todavía ha visto a Zeus vencido. Tal está ahora distribuida la amistad de los dioses. Nosotros estamos del lado de los vencedores, ellos de los derrotados, si es verdad que Zeus en la batalla es más fuerte que Tifón. Es natural que a los dos contrincantes les suceda lo mismo, y que Hiperbio, de acuerdo con su emblema, encuentre un salvador en el Zeus de su escudo." (Esquilo. Los Siete contra Tebas)

Cuando cae Tideo Hipomedonte acude a intentar ayudar a su compañero, pero es demasiado tarde, y sólo puede luchar por su cadáver.


"No al bravo Hipomedonte, argivo Marte;
si todos los tebanos se juntaran,
para quitarle el cuerpo fueran parte, 
Ni de él un sólo punto lo apartaran
No instrumentos, ingenio, industria y arte
Contra su gran valor
aprovecharan
Qué a tanto asalto impenetrable y duro
Está como si fuera un fuerte muro." (Estacio. Tebaida)


Como una furia empieza a matar tebanos: Sibaris, Licas, Mimas. Pero cuando mata a Creneo, hijo del dios Pan y la ninfa Ismene, los padres imploran al dios río Ismeno, abuelo del caído, que ahogue al argivo. Hipomedonte ha entrado en el río matando enemigos y no se percata que éste ha empezado a crecer. A punto de ahogarse, el guerrero ora a los dioses por librarse de una muerte indigna como esa. Los dioses escuchan sus plegarias, y consigue salir del río, pero lo hace totalmente desarmado. Una lluvia de venablos acaba con el fiero luchador.

"Mas, ¿de que la ribera le ha servido

Y el salir con la vida no esperaba
Si una lluvia de hierros le ha llovido
Sobre él, de los tebanos arrojada
Que luego de los campos lo ha ceñido
Y tanto dardo y flecha arrebatada
Ha llegado a herir el pecho fuerte
Que han hecho en él mil puertas a la muerte


Mana la sangre ya por mil heridas

Que en todo el cuerpo en cada miembro siente,
Unas entre las aguas recibidas,
Y otras que ha recibido nuevamente.
Con la humedad las cuerdas encogidas, 
Ni mover puede el pie ni alzar la frente, 
Y viendo en fin que en vano se defiende,
Ríndese al hado y a morir se tiende." (Estacio. Tebaida) 

Hipseo recoge el casco de Hipomedonte y lo exhibe como trofeo y prueba de la muerte del caudillo, pero la alegría le dura poco, pues él mismo es asesinado por Capaneo.

Para otros sin embargo, Hipomedonte es muerto, después del combate entre Eteocles y Polinices cuando se reanuda la lucha, por un tebano denominado Ísmaro.

"Vuelto a estallar el duro combate. sobresalieron los hijos de Ástaco, pues Ísmaro dio muerte a Hipomedonte." (Apolodoro. Fábulas Mitológicas) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.