lunes, 24 de noviembre de 2014

DIOMEDES II

HIJO DE TIDEO
Diomedes. André Lawrence.
Después de la Guerra de Troya

El sacrilegio cometido por Ayax al violar a Casandra, sacerdotisa de Atenea, trajo la escisión entre los lideres griegos: Odiseo solicitaba la ejecución del impío, mientras Diomedes pedía que se le perdonara. Ayax no recibió castigo, y como consecuencia Atenea se enfureció con los aqueos, a excepción de su protegido Diomedes al que perdonó.

Mientras algunos autores afirman que Diomedes fue, junto con Néstor, de los pocos caudillos que se vio libre de las tempestades y  naufragios que dispersaron la flota griega...

"Dentro de este recinto sagrado hay un templo de Apolo Epibaterio, ofrenda de Diomedes por haber escapado de la tempestad que sobrevino a los griegos a su regreso de Ilión; y dicen que Diomedes fue el que fundó los Juegos Píticos en honor de Apolo." (Pausanias. Descripción de Grecia)

...Otros afirman que naufragó en la costa de Licia. Allí el rey Lico tratará de matarlo; pero el héroe escapará con la ayuda de la hija del rey, Calírroe.

"Primeramente naufragó en la costa de Licia, donde el rey Lico lo habría sacrificado a Ares si la princesa Calírroe no le hubiera ayudado a escapar." (Robert Graves. Los Mitos Griegos)

Diomedes. Marc Lawrence.
Sin embargo su supuesta implicación en la muerte de Palamedes, si le causará problemas, y sufrirá la venganza conjunta de la familia de Palamedes y de la diosa Afrodita, rencorosa por la herida sufrida por él en combate. Nauplio, el padre de Palamedes, en venganza por la ejecución injusta de su hijo por sus propios compañeros, urdió una refinada venganza, con la ayuda de su otro hijo y hermano del difunto, ambos se dedicaron a visitar las abandonadas cortes aqueas fomentando conspiraciones contra los ausentes caudillos. Eáx, el hermano de Palamedes, acudió a Argos, para conseguir poner a la reina Egialea en contra de su marido.  La reina escucha que su marido vuelve de Troya con otra mujer, y decide vengarse acostándose con Cometes, hijo de Esténelo. 

"..se propuso que las mujeres de los helenos cometieran adulterio, Clitemestra con Egisto,  Egialea con con Cometes, el hijo de Estenelo..." (Apolodoro. Biblioteca Mitológica)

Cuando Diomedes desembarca en Argos se encuentra una sublevación que está a punto de terminar con él y sus compañeros. Algunos autores dicen que se libra refugiándose en el altar de Hera, y huyendo por la noche. Otros afirman que ni siquiera consiguieron desembarcar en Argos siendo rechazados por los sublevados liderados por la reina y su amante (Cometes, o Hipólito según las versiones). En ocasiones ya son rechazados anteriormente en el Ática.

"Dicen que Diomedes, después de la toma de Ilion, regresó con sus naves y ya era de noche cuando llegaron navegando a Falero, y que los argivos desembarcaron como si el país fuese enemigo, creyendo en la noche que era otra región y no la ática. Dicen que entonces Demofonte, que no sabía siquiera que las naves eran argivas, salió a defenderse y dio muerte a algunos de ellos."(Pausanias. Descripción de Grecia)

Desde ese momento comenzó el vagabundeo de Diomedes y sus compañeros. Mientras hay quien afirma que se asentó enseguida en la Apulia en Italia, otros le atribuyen numerosas fundaciones de ciudades por toda la península itálica, y otros lugares más alejados del Mediterráneo, debido a las penalidades que le inflige la diosa Afrodita.

"...y la bienhechora Venus me obliga a sufrir rencoroso castigo por su antigua herida, y fueron tan grandes las penalidades que sufrí a través de los profundos mares y tan grandes en luchas terrestres, que muchas veces he llamado felices a aquéllos a quienes una tempestad, que fue suerte común para todos, y el inhospitalario Cafereo sumergieron en sus aguas, y quisiera haber sido uno de ellos." (Ovidio. Metamorfosis)

En primer lugar se estableció en la propia Grecia en Etolia, y luego de allí saltó a Daunia en la Apulia italiana. Se asienta en la corte del rey Dauno de los daunios, quien lo recibió encantado ofreciéndole además a su hija en matrimonio a cambio de su ayuda contra los mesapios. Diomedes y sus hombres se enfrentan a los enemigos del rey, y los derrotan. Como recompensa Diomedes se casa con Evipe, la hija del rey, y una parte de las tierras del reino, en las cuales él y sus hombres se establecen fundando un nuevo reino.

"...había acudido Vénulo a la ciudad del fugitivo Diomedes; había éste, en efecto, fundado una gran urbe en el territorio del Iápige Dauno y gobernaba las tierras que había recibido como dote." (Ovidio. Metamorfosis)
Entre las ciudades que se decían fundadas por él destacan: Brindisi, Arpi, Benevento, Canusio, Siponto, e incluso una a la que denominó Venusia o Afrodisia, consagrada a la diosa del amor, para firmar las paces con la deidad.

"Pasó el resto de su vida en la Daunia italiana, donde se casó con Evipe, hija del rey Dauno, y construyó muchas ciudades famosas, incluyendo Brundisium." (Robert Graves. Los Mitos Griegos)

Cuando Turno y Eneas se enfrentan, el primero acude en busca de Diomedes para que le ayude a luchar contra los troyanos que se han asentado en Italia, pero el reino de Diomedes es prospero, y el héroe cansado de luchar se niega a ayudarle, y le recomienda que firme la paz con Eneas, pues su propósito es vivir en paz. Su tajante sentencia es: "Ya he luchado con suficientes troyanos en el curso de mi vida."

"Despacha luego muy de prisa a Vénulo para la gran ciudad del rey Diomedes a le pedir socorro y a intimarle que su enemigo Eneas con gran flota de teucra gente había venido a Italia con sus Penates y vencidos dioses." (Virgilio. Eneida)

Tumba de Diomedes
La fama del antiguo caudillo aqueo se extendió por el Mediterráneo y además de que muchas ciudades alardeaban de haber sido fundadas por él, otras alegaban guardar reliquias pertenencientes al héroe, desde su armadura conservada en un templo a Atenea en Luceria en Apulia, hasta una cadena de oro en Peucetia guardada en el templo de Artemisa.

Se dice que al salir de Troya se llevó el Paladión con él, pero ya en Italia se encontró con su viejo enemigo Eneas a quien le restituyó la adorada estatua.  

"Diomedes siguió diciendo:

- Escucha, Aquiles está muerto. Héctor está muerto. Tú y yo somos los guerreros más fuertes del mundo. Pero ninguno de nosotros es más fuerte que el otro. Olvidemos nuestra antigua enemistad y unámonos, unamos en esta tierra a nuestros pueblos y fundemos una nueva nación invencible. Escucha, hijo de Anquises, estoy dispuesto a compartir contigo mi tesoro más preciado, el más precioso talismán de tu patria perdida." (Valerio Manfredi. La conjura de las reinas) 

Adorado como un dios en toda la Italia del sur pocos autores se ponen de acuerdo en como fue su final. Para unos murió tranquilamente de viejo; otros afirman que su suegro, celoso, lo asesinó, y lo hizo enterrar en unas islas cercanas que tomaron su nombre, las Diomedanas; y finalmente una tercera versión dice que se desvaneció como por arte de magia, y sus compañeros fueron transformados en unas tranquilas aves que aún anidan en las islas Diomedanas.

En la isla de San Nicolás en el archipiélago de Tremiti se enseña una tumba helenística que se dice es la Tumba de Diomedes.

El héroe en el cine 

A pesar de la importancia del personaje de Diomedes en la Guerra de Troya, las películas que trataron el tema no se centraron en él, incluso simplemente lo ignoraron.  En "Helena de Troya" (1956) en un papel secundario Marc Lawrence encarna al héroe de Argos.

En el film italiano "Sette a Tebe" (1964) André Lawrence, nada que ver con el anterior, se mete en la piel del héroe griego, y se convierte en protagonista de una historia que poco o nada tiene que ver con el mito original, a excepción del nombre. En  la película Diomedes es un héroe que en compañía de unos amigos se enfrenta a un tirano de Tebas que está bajo la influencia de Esparta, al tiempo que se enamorada de Doride, la hija del malvado gobernador. Como se puede ver todo parecido con el mito es pura coincidencia.
El héroe en la literatura

A parte de su presencia en la literatura clásica, el personaje de Diomedes no ha sido muy utilizado por los escritores como protagonista de historias individuales. Como es lógico en novelas donde la Guerra de Troya es el tema central, Diomedes hará su aparición en menor o mayor grado según los intereses del novelista.

Sin embargo sí hay una novela donde Diomedes es uno de los protagonistas de la narración, y sin duda el más importante de la misma, se trata de "La conjura de las reinas". La novela de Valerio Massimo Manfredi sigue las andanzas de los caudillos aqueos tras la caída de Troya, pero sobre todo el deambular del líder de Argos, quien después de llegar a su patria y constatar la traición de su reina empieza una huida por el Mediterráneo que le lleva a enfrentarse a viejos y nuevos enemigos, y a encontrarse alguna que otra sorpresa.

La novela fue publicada inicialmente en España con el título de "El talismán de Troya", siendo en realidad ésta la unión de dos novelas del mismo autor: "La conjura de las reinas", y "Paladión"; esta última se desarrolla en época contemporánea, y trata de explicar mediante una intriga de conspiraciones el destino del famoso Paladión robado por el propio Diomedes.

El héroe en los cómic

En los cómics sucede como en el cine y en la literatura, a pesar del interés del personaje, Diomedes no es retratado de forma independiente, ni es merecedor de una historia exclusiva de sus hazañas y aventuras anteriores o posteriores a su participación en la Guerra de Troya. Por supuesto la mayoría de las adaptaciones de la Ilíada o de la Guerra de Troya al cómic tienen en Diomedes un personaje recurrente.

Si en algún cómic Diomedes es retratado con un poco más de detenimiento es en la serie titulada "La Edad del Bronce" que sigue detalladamente los antecedentes y primeros pasos de la contienda entre aqueos y troyanos. Aún así el héroe no deja de ser uno de los muchos protagonistas de esta minuciosa recreación de la más famosa contienda de la antigüedad mitológica.

La adaptación de Marvel de "La Ilíada" presenta unos poderosos dibujos, y en su segundo número nos muestra a Diomedes en plena furia combativa contra dioses y mortales, como el propio vate griego nos había contado. El dibujante presenta al caudillo aqueo caracterizado como un joven y fuerte guerrero de fornido aspecto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.